miércoles, 23 de enero de 2008

Lo que son las cosas

Hoy me ha pasdo algo realmente curioso. Tengo a mi Oli en el taller, para que la pongan más preciosa que un sol y he ido al curro en metro. Imaginaos línea 6 de Madrid a las ocho y media de la mañana.... hasta los topes, carreras, caras de sueño y/o cabreo porque no nos ha tocado el gordo de navidad y seguimos más pobres que las ratas, etc... y allí estaba yo, en mis 20 cm de espacio, con mi maletín, tacones y levita, echa un pincel, escuchando música. normalmente saldría del metro disparada, casi corriendo para alcanzar las escaleras cuanto antes y no tragarme el atasco de gente (cielos!!! hasta las personas estamos atascadas en hora punta!!!!)... pero no, no lo he hecho, he mirado el reloj y he alcanzado la salida dando un paseo, viendo cómo la gente me adelantaba por derecha e izquierda e, incluso me ha parecido que alguno, a la vez que me sobrepasaba, me miraba de reojo como diciendo "quita de enmedio!!"... y cuando me he dado cuenta que no corría, que no tenía prisa, me he sentido como Diane Keaton en "Baby tu vales mucho", cuando ella va con el carrito de la niña, empujándolo e intenta llevar el mismo ritmo que una ejecutiva agresiva (al fin y al cabo ella ambién lo es), pero de repente se da cuenta que no merece la pena, que ha de disfrutar de ese momento y que el trabajo puede esperar.... y ha sido fantástico llegar a la oficina dando un paseo, viendo la ciudad, con sus prisas y ruidos, pero con su encanto también....he disfrutado de verdad.
Texto: Belisker

2 comentarios:

Uroboros dijo...

Odio el Metro...bueno, no, sólo cuando va lleno de gente, ósea, casi siempre. Pero una vez más queda demostrado que el Metro también tiene cosas buenas, muy buenas. Como por ejemplo la estampa que pintas: El verte bajar del vagón, contemplarte ir hasta la salida con tu andar pausado, quizá oírte tatarear la canción que te acompaña desde tu ipod, echa un pincel como bien dices, como siempre…No entiendo como la gente de tu alrededor no detuvo sus prisas para mirarte, para llenarse de tu calma. Demuestran, una vez más, que no sabemos ver la felicidad cuando pasa por nuestro lado. Ni lo bello cuando se baja del Metro

Belisker dijo...

Ainsssss... mi niña..... qué cosas más bonitas me dice!!!! que me la como!!!!!!!!!!!!!!