viernes, 25 de abril de 2008

El cielo de Salamanca



Salamanca tiene un cielo especial, y no me refiero al cielo que a todos nos cubre, no. Me refiero a un cielo propio, un cielo que sólo se puede ver en la ciudad universitaria por excelencia; un cielo que ideó un artista (Fernando Gallego dicen los especialistas), se cree que salmantino, a finales del siglo XV para que los de su época y, gracias al "cielo", los de seis siglos después nos quedemos boquiabiertos.

Lo que queda de ese “cielo de Salamanca” cubría la bóveda de la antigua biblioteca de la Universidad, pero no la que vemos actualmente detrás de los cristales que la protegen de la humedad que desprende el visitante y de sus manos curiosas que se aferran a ese muro transparente con el afán de poder tocar alguno de los incunables que hay a tan sólo unos metros. Como digo, no es esa estancia la que cubría este “cielo”, sino la que, ahora podemos disfrutar como capilla de la Universidad.

¿Cómo fue a parar esta joya del arte salmantino a su ubicación actual?: Cuentan las crónicas que hubo un incendio en el siglo XVIII que devoró las dos terceras partes de la bóveda. Lo que se salvó de las llamas quedo cubierto por otra bóveda y sólo en 1953-54, con motivo de las obras que se realizaron en la Universidad para preparar los actos conmemorativos del VII Centenario de la Universidad de Salamanca, se descubrieron las pinturas. Debido a su estado y a que no podían quedarse en su lugar de origen, se decidió su traslado donde se encuentran actualmente: En una estancia de las Escuelas Menores (rincón tremendamente recomendable en la visita a la ciudad del Tormes y no sólo por poder disfrutar de esta obra).

¿Qué representa el “cielo de Salamanca”?... En una estancia oscura en la que sobresale la tenue luz que ilumina la obra, pone al alcance de aquellos que no sabían/sabemos astronomía (es decir, el 99% de antaño y casi el mismo porcentaje de los de ahora) la representación de algunas constelaciones como boyero, Hércules o signos zodiacales como cáncer o libra. Si vemos sólo las estrellas, es difícil darles forma, pero el artista pinta el símbolo o el animal correspondiente y, encima, las estrellas que forman esa constelación. De este modo, al contemplar la bóveda tu vista se enriquece y, al anochecer, la tentación de mirar al cielo de todos es demasiado fuerte y no te resistes a intentar buscar a esa libra, a ese Hércules con su maza, a ese animal…

Pero no sólo podemos admirar, en una atmósfera realmente conseguida de paz y quietud, constelaciones, sino, también, representaciones de dioses romanos tal es Mercurio, el mensajero de los dioses, que nos tiene acostumbrados a verlo con su caduceo y las sandalias aladas pero que, en esta ocasión, va en un carro tirado por dos águilas.

El sol, como no, también está representado, en todo su esplendor, en una cuadriga que avanza imparable por toda la bóveda celeste ayudado (en la foto no se ve porque están en la parte inferior) por cuatro cabeza que soplan en las cuatro direcciones, son los vientos que ya nos dicen que es hora de salir y seguir disfrutando de la ciudad del famoso “...decíamos ayer” de Fray Luis de León.
Texto y fotos: Belisker

7 comentarios:

Uroboros dijo...

Sin duda el cielo es impresionante, cuando estás contemplando dan ganas de elevar las manos para tocarlo. La verdad es que Salamanca es una ciudad con encanto, (como tantas otras en esta tierra nuestra), que merece la pena ser visitada. No pudimos verlo todo, así que habrá que volver. Fascinantes la Universidad, la Catedral, el Puente Romano…pero a mi lo que más me gustó fue la Iglesia de San Marcos…¡visita imprescindible!
Como digo, bella ciudad a la que habrá que volver…pero también tiene sus peros:
1- No entiendo que cobren por ver la Universidad (4 euros), vale que hay que mantenerla y todo eso pero me parece abusivo. Y más increíble aún que tengas que pagar por ver la Catedral Vieja ( 4 euros y algo, si no recuerdo mal) cosa a la que nos negamos. ¿Pagar por ver una Iglesia? ¿un edificio publico? ¿ no tienen bastante monopolio ya? Pensaba que la Casa del Señor era una casa de puertas abiertas…se olvidaron decirme que era bajo pago. ¡Amigo Sancho, con la Iglesia hemos topado!
2 – El servicio a nivel restauración deja bastante que desear…No pretendo que los camareros me hagan la pelota (que no me la haga nadie) pero tampoco es normal esa borderia…

Belisker, lo has descrito tan bien que parecía que estaba de nuevo allí…Besosssss

sergi93 dijo...

hola somos dos alumnos que tenemos que hacer un trabajo sobre "el cielo de salamanca" nos podriais ayudar i poner alguna página de ayuda???

gracias.

NaNu dijo...

Hola, soy un Salmantino de 22 de años, y que desde hace poco ha comenzado a comprender la grandeza de su ciudad.
Primero comentar al autor de la entrada que no se podría describir mejor el Cielo de Salamanca; uno de tantos magníficos sitios por visitar, al igual que el Huerto de Calisto y Melibea, efectivamente el patio de escuelas de la universidad, el patio de la universidad pontificia...
Pero me gustaria decir sobre el comentario de "UROBOROS" que hay que ser un poco comedido con las palabras y juzgar con un criterio un poco más justo, porque por mucha visita a Salamanca, un día no da derecho a juzgar a toda la hosteleria de esta cuidad, que sí, efectivamente gente idiota existe en todos los sitios, pero generalizar sobre todo un sector bastante importante y cuidado, en un medio como internet que lo puede leer miles de personas...
A todo el mundo que quiera venir que venga, bien recivido será y podrá disfrutar de una de las cuidades ( a mi gusto) con más encanto de España.

Uroboros dijo...

Nanu, ante todo decirte que mucha gente visita Salamanca sólo un día...y si se quedan con la impresión que yo msima me quede de la hosteleria de esa bella ciudad..no creo que vuelvan
Tengo la fortuna de dedicarme a la hostelria desde ahce 20 años, cmo comprenderas despues de 20 años detras de una barra conozco al de dillo la profesión. Nunca he dich que toda la gente que ejerce esta profesión en Salamanca sea así, Dios me libre. Pero si que te comento una cosa: como camarera que soy, y ademas enamorada de mi profesión, cuando voy de viaje visito bares y restaurantes del lugar al que voy. En concreto en Salmanca estuvimos en unos 7...y puedo decirte que en todos vimos la misma actitud. Camareros /as que no sonrien, con actitud pasot hacia el cliente, con una seriedad que sobra, y para nada habando con los cientes. Nunca pido que me hagan la pelota, como ya dije aqui mismo. Pero yo, cuando atiendo a un cliente, le digo buenas dias con una sonrisa, cuando le pongo su cafe se lo digo. Señor su cafe, no me limito a ponerlo sobre la mesa y sali corriendo. Si el cliente me pregunta que hay para tomar le cueno lo que tengo en carta, con toda la simpatia de la que soy capaz. Y otra cosa muy importante, cuando un cliente abona la cuenta, se le dice gracias... Y esto no sólo nos apsó en un sitio, si no en los 7 u 8 que entramos a consumir. No dudo que en Salamanca (cmo en todos sitios) haya buenos camareros/as, pero desde luego yo no vi ninguno. Y al igual que uso internet para albar una ciudad bellisima como es Salamanca, tengo el mismo derecho a criticar lo que de ella no me gustó. Es ás, te dire que en concreto dos camareros me hicieron sentir verguenza de la profesión a la que me dedico, por prepotentes y chulos, y eso no lo habia comentado hasta ahora..asi que creeme que fui bastante comedida con lo que vi...Salmanca ciudad hermosa donde las haya pero la simpatica en hosteleria brilla por su ausencia.

Uroboros dijo...

Y por cierto Nannu, nadie mas que a mi le duele ver qu se habla más de la hosteleria...pero entiendo que lo hacen precisamente para que mejore. Porque crreme que a mi me duele cuando escuche "vaya asco de servicio dan el el bar ese" aunque sea de Salamanca, porque amo mi profesión y me duele que gente asi esta detras de una barra.

siento las faltas es que estoy escribiendo a toda prisa...

Anónimo dijo...

Que se perdiera gran parte de la bóveda no fue debido a ningún incendio. Todo comenzó cuando el claustro universitario encargó a principio del siglo XVI un nuevo retablo para la capilla. Parece ser, según dicen los documentos, que el dicho retablo tenía unas dimensiones tan grandes que no entraba en la capilla. Entonces, hubo que romper el techo, que era el suelo de la biblioteca donde estaba el cielo de Gallego. Después de aquello, se decidió trasladar la biblioteca a otro lugar y hacerla más grande. El cielo de salamanca entonces, pasó a ser el techo de la capilla de la Universidad, pero claro, un programa tan pagano no podía contemplarse desde un espacio sagrado. Se decidió ocultarlo con un falso techo, y fue así,debido a las humedades, como se perdió gran parte de esa magnífica obra.

infoessa dijo...

Que se perdiera gran parte de la bóveda no fue debido a ningún incendio. Todo comenzó cuando el claustro universitario encargó a principio del siglo XVI un nuevo retablo para la capilla. Parece ser, según dicen los documentos, que el dicho retablo tenía unas dimensiones tan grandes que no entraba en la capilla. Entonces, hubo que romper el techo, que era el suelo de la biblioteca donde estaba el cielo de Gallego. Después de aquello, se decidió trasladar la biblioteca a otro lugar y hacerla más grande. El cielo de salamanca entonces, pasó a ser el techo de la capilla de la Universidad, pero claro, un programa tan pagano no podía contemplarse desde un espacio sagrado. Se decidió ocultarlo con un falso techo, y fue así,debido a las humedades, como se perdió gran parte de esa magnífica obra.